Abordando la ansiedad

Desgraciadamente, cada vez es más habitual la aparición de dificultades relacionadas con la ansiedad, a continuación compartiremos algunas herramientas que pueden resultar de utilidad para el abordaje de este tipo de problemáticas.

Realización de ejercicio físico

La máxima “mens sana in corpore sana” resulta de especial importancia en el abordaje de procesos ansiosos. La incorporación de tiempo para el ejercicio físico en la rutina de la vida diaria redunda en una mejora de la calidad de vida y se convierte en un ingrediente fundamental para la lucha contra la ansiedad. Cada persona puede adaptar la actividad física a su tiempo y a sus preferencias, pudiendo resultar tan beneficioso un paseo por un lugar agradable como una clase de spinning. El ejercicio físico genera endorfinas que son unas defensas excepcionales contra las situaciones de estrés, y lo mejor de todo es que son gratis.

Realización de actividades placenteras

Previamente a la aparición de procesos ansiosos, se suele entrar en una espiral de actividad excesiva que suele dejar escaso espacio para el disfrute de actividades placenteras, dedicar un tiempo a disfrutar de pequeños hobbies puede convertirse en un antídoto fundamental para frenar procesos ansiosos. Para ello resulta fundamental contestar a las siguientes preguntas: ¿Qué cosas que me provocaban satisfacción ha dejado de hacer últimamente? ¿Puedo volver a incluir esas cosas en mi vida?

Llamar a la ansiedad

En algunas ocasiones, la ansiedad actúa como un visitante maleducado que se entromete en nuestras vidas y que entra a su antojo en el momento que decide, una estrategia que puede resultar útil en estas situaciones, es invitarla a entrar en nuestras vidas en el momento que nosotros elijamos, de modo que seamos nosotros quienes controlemos a la ansiedad y no la ansiedad la que controle nuestras vidas, en lugar de tratar de evitar su aparición, la provocaremos. De este modo, podemos dedicarle quince minutos al día a pensar en todas aquellas cosas que nos preocupan y al finalizar este intervalo, volver a nuestra rutina diaria.

El diario de abordo

Se trata de registrar en un diario las situaciones en las que se produce la crisis, anotando el momento exacto en el que ocurre, el lugar, la situación, cuál es la reacción, cómo se afronta y cuáles son las personas implicadas. Es importante que estas anotaciones se realicen en el momento exacto en el que se está produciendo la crisis ansiosa.

Respiración

Una vez que aparece la ansiedad, puede resultar de ayuda controlarla a través de la respiración. Para ello debe tratar de realizar las respiraciones más lentas y profundas que pueda, inhalando lentamente por la nariz, y dedicando el doble de tiempo para exhalar por la boca (puede ser interesante controlar los tiempos), además resulta importante tratar de fijarse en la punta de la nariz para controlar el tiempo de inhalación y expiración. Tras una serie de 10 respiraciones profundas, resultará de ayuda beber un vaso de agua del modo más lento y sosegado que permita la situación, antes de llevar a cabo otra serie de respiraciones.

Estas indicaciones pueden resultar de interés para la mayoría de los procesos ansiosos, pero es necesario tener en cuenta que cada caso es particular, y para un correcto abordaje de las situaciones ansiosas se hace necesario el apoyo de un profesional que adapte estas y otras estrategias a cada persona.

Anuncios

Acerca de Proceso Psicología

Director de Proceso Psicología
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s