APRENDER A SOLUCIONAR PROBLEMAS

A la hora de afrontar las dificultades tenemos la tendencia de adoptar una postura de búsqueda de las causas de los problemas, realizando un análisis exhaustivo de la situación y de las posibles raíces que pueden estar detrás.

Esta manera de abordar las dificultades tiene sus raíces más profundas en la lógica aristotélica y tiene su más clara expresión en el ámbito científico, por ejemplo en el ámbito de la medicina.

En medicina se suele buscar la causa del problema, de modo que la eliminación de esa causa da como resultado la eliminación del problema. Pongamos como ejemplo los problemas estomacales relacionados con la acción de determinada bacteria, una vez establecida la causa del problema, se puede abordar mediante algún tratamiento específico para eliminar la bacteria, eliminando como consecuencia, el problema.

Generalmente todos entendemos que la solución a las dificultades humanas se aborda del mismo modo. Si tenemos un determinado problema, debemos conocer la causa para tratar de solucionarlo. Pongamos por caso, si estamos pasando por una depresión, bastará con eliminar la causa de la depresión para resolver el problema y salir de la misma.

No obstante, esta lógica parece tener importantes carencias a la hora de solucionar los problemas humanos, ya que generalmente no suele existir una causa evidente detrás de la aparición de una determinada patología, o el tema se complica si se pueden detectar varias causas (si detectamos que la depresión está relacionada con un problema de pareja, o con problemas en el ámbito laboral, pero además se detecta que la persona presenta una baja autoestima, … ¿cuál es realmente la causa que debemos abordar?).

Por ello, desde un nuevo paradigma de resolución de problemas, se plantea la posibilidad de centrar las intervenciones terapéuticas en los recursos y en las soluciones, de modo que a través de esta óptica se puedan resolver las dificultades.

¿Qué significa centrarse en las soluciones? Es algo tan simple como cambiar el foco de atención de los problemas al de las soluciones. Por ejemplo, en la situación de partida anterior (depresión) prestaríamos mayor atención a los recursos y a las potencialidades de las personas, que a las posibles o supuestas causas del problema. Para ello trataríamos de obtener información acerca de aquellos aspectos que se detectarían una vez el problema estuviese solucionado, qué cosas se han dejado de hacer desde que surgió el problema, o qué cosas les gustaría hacer una vez solucionada la dificultad.

En la investigación existente sobre la psicoterapia, este tipo de modelos ha demostrado unos resultados  al menos similares (para determinadas patologías incluso superiores) a los modelos tradicionales basados en la causalidad, pero tienen un componente esencial que los distingue y que le aportan un valor añadido. Son más rápidos, obteniendo esos resultados similares en menor número de sesiones, con el consiguiente ahorro económico y sobre todo un ahorro en el sufrimiento que se desaparece en un período de tiempo más corto.

Anuncios

Acerca de Proceso Psicología

Director de Proceso Psicología
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a APRENDER A SOLUCIONAR PROBLEMAS

  1. Verónica dijo:

    Un problema lo es porque nosotros hemos decidido denominarlo asi, problema. A veces, es una forma de excusarnos ante la imposibilidad de enfrentarnos a una situación determinada. Probablemente, el motivo de esta excusa sea por no tener las herramientas necesarias para sentirnos capaces de solventar las situaciones complicadas de nuestras vidas.Quizás no nos sintamos lo suficientemente fuertes como para enfrentarnos a éstas. Personalmente soy de las personas que consideran que si existe un problema lo importante es ” VIVIR COMO SI TODO ESTUVIERA BIEN”. Actúo como actuaría si no existiese ese problema, de esta forma, enfoco mis energías en la consecución de mis metas. De esta manera, en vez de buscar la causa del problema ya introduzco una solución efectiva para mi. ¿De que me vale estar perdiendo el tiempo indagando en los porqués si lo que quiero es sentirme bien?. El “CÓMO” solventar los problemas pienso que es la mejor forma de resolución de problemas. El porqué, en mi opinión es una excusa más, una forma de ocultar nuestras pocas ganas de enfrentarnos a nuestras dificultades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s