Lo bueno de lo malo

El ser humano tiene gran facilidad para ver lo malo de lo bueno. Ante cualquier evento positivo tenemos la tendencia a sentir que será algo efímero, o que presenta tal o cual aspecto negativo. Actuamos como en aquella tradición de la antigua Roma, por la cual los generales que celebraban una gran victoria llevaban a su lado un esclavo que le repetía constantemente «memento mori» -que vendría a significar algo así como «recuerda que vas a morir»-.

Desgraciadamente, tenemos más dificultades para ver lo bueno de lo malo, y ante las adversidades y malos momentos de la vida somos incapaces de ver más allá, y de rescatar o de concluir algún aspecto positivo. No obstante, la realidad se empeña en mostrarnos, pequeños gestos, bellas anécdotas, e historias ciertas.

Cómo en un momento tan difícil, donde nada parece quedar a salvo, las gentes se vuelcan con los que más lo necesitan y ofrecen su tiempo, su esfuerzo y su dinero para ayudar. Simplemente cabe pensar que es precisamente en estos momentos difíciles donde se puede observar la verdadera esencia del ser humano.buenomalo

Anuncios

Acerca de Proceso Psicología

Director de Proceso Psicología
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s