Las ganas no vienen solas

ganas-de-vivir

En determinados momentos de nuestra vida nos sentimos sin ganas, sin energía para llevar a cabo actividades y sin motivos para continuar peleando. Cuando eso sucede, es habitual pensar que debemos esperar a tener ganas para hacer cosas, es como si estuviésemos convencidos de que estando sentados en nuestro sofá, entrará una nube en nuestro salón, se introducirá en nuestro cuerpo y así podremos retomar la actividad. Esa nube son las ganas, y hasta que no regresen nos quedaremos esperando.

Este pensamiento no es más que una ilusión, ya que cuando uno se encuentra en este estado el único modo de salir adelante es hacer cosas sin ganas. Resulta paradójico, pero realmente no es necesario esperar a tener ganas para hacer cosas sino que es exactamente al revés, es necesario hacer cosas para tener ganas.

Anuncios

Acerca de Proceso Psicología

Director de Proceso Psicología
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s