Enfréntate y fracasa

procrastinacion

En ocasiones tenemos que tomar decisiones importantes en nuestra vida, para ello analizamos pros y contras, valoramos las alternativas, nos desviamos realizando acciones que no tienen que ver con la resolución del problema, y en definitiva, vamos postergando la decisión esperando el mejor instante para tomarla, con la idea de que ahora no es el momento, pero que pronto nos encontraremos con la fuerza suficiente para dar un paso adelante.
Esto no deja de provocar malestar en nuestro interior, ya que algo nos dice que no debemos dejar pasar el tiempo y que hemos de actuar, pero acaba venciendo la opción de esperar un poco más, y de actuar cuando realmente estemos preparados.
A medida que pasa el tiempo la situación se va complicando, cada vez cuesta más tomar la decisión, y se incrementa la sensación de malestar.
En una ocasión me contaban que era mucho más doloroso el sufrimiento que provocaba adelantar el acontecimiento temido a que pasase lo peor que podía suceder si se tomaba la decisión. El miedo al miedo se convierte entonces en el peor enemigo.
Para escapar de este círculo vicioso proponemos esta opción. Enfréntate y fracasa.

In contraria ducet

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Dependencia Emocional

dependencia_emocional

En ocasiones nos encontramos con personas que se encuentran atadas a relaciones (de amistad, sentimentales, laborales, …) en las que la otra parte solamente se hace presente cuando necesita algo, de manera que se establece una relación totalmente desigual, ya que uno da y otro recibe.
Uno de los denominadores comunes de estas relaciones es que las personas que ofrecen la ayuda sienten que han puesto mucho en esa relación, y la otra persona no pone nada, o casi nada a cambio. Además, con el paso del tiempo, esto acaba convirtiéndose en una exigencia.
Siempre he pensado que estas relaciones se van construyendo poco a poco, y casi de modo invisible se van estableciendo como modos estables de relacionarse.
Una persona se acostumbra a dar siempre, y la otra siempre a recibir, de modo que la que recibe se acostumbra a tenerlo todo sin nada a cambio, de manera gratuita, sin ningún coste.
Me he dado cuenta de que si algo no cuesta nada, no tiene valor ninguno. Del mismo modo que si algo tiene valor es porque cuesta conseguirlo.
En las relaciones sucede lo mismo. Una persona que siempre está, que lo da todo, no cuesta nada tenerla siempre disponible, por eso mismo carece de valor. De ese modo, para recuperar valor ha de tener algún tipo de coste esa disponibilidad infinita.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Las ganas no vienen solas

ganas-de-vivir

En determinados momentos de nuestra vida nos sentimos sin ganas, sin energía para llevar a cabo actividades y sin motivos para continuar peleando. Cuando eso sucede, es habitual pensar que debemos esperar a tener ganas para hacer cosas, es como si estuviésemos convencidos de que estando sentados en nuestro sofá, entrará una nube en nuestro salón, se introducirá en nuestro cuerpo y así podremos retomar la actividad. Esa nube son las ganas, y hasta que no regresen nos quedaremos esperando.

Este pensamiento no es más que una ilusión, ya que cuando uno se encuentra en este estado el único modo de salir adelante es hacer cosas sin ganas. Resulta paradójico, pero realmente no es necesario esperar a tener ganas para hacer cosas sino que es exactamente al revés, es necesario hacer cosas para tener ganas.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Encrucijada

encrucijada.noticia

Existen momentos en nuestra vida en los cuales nos encontramos en la tesitura de tomar una decisión, de elegir entre una relación u otra, entre si cambiamos de trabajo o nos mantenemos en el que estamos. En definitiva, estamos en un momento en el cual debemos elegir entre uno u otro camino.

Una estrategia útil puede ser la de pensar en el futuro, en los pros y los contras de cada una de las opciones, en aventurarnos a pensar en como serían las cosas si …

No obstante, suele resultar complicado decidir en base a estas suposiciones, ya que resulta difícil ubicarnos en las distintas posibilidades al estar en confluencia múltiples variables muy complicadas de controlar, de ahí que predecir lo que puede pasar es un ejercicio casi imposible.

Es por ello que tenemos en nuestras manos otra estrategia más sencilla que tiene que ver con nuestro pasado más reciente y que nos puede conducir a tomar una decisión.

¿Cómo?

Intenta el sencillo ejercicio de anotar en una libreta cuál fue el mejor momento de cada día, es decir, un instante antes de ir a dormir, piensa brevemente con qué pequeño detalle del día te quedarías y anótalo.

Cuando pase una semana, quizá dos, échale un vistazo a esas notas. ¿Cuál fue ese mejor momento? ¿quizás en el trabajo o planificando cómo puede ser ese cambio laboral? ¿Compartiendo tiempo con una u otra persona?…

Quizás esto no te haga tomar la mejor decisión, pero es posible que esto te ayude a tomar un camino u otro y a salir de la encrucijada.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

El refugio

refugio

Todos necesitamos tener una cueva, un refugio donde compartir nuestros sentimientos, donde albergarnos cuando las cosas nos van bien y, en definitiva, donde desarrollarnos como personas. La necesidad del ser humano de resguardar y cobijar a los suyos está escrito en su ADN desde el principio de su existencia, y el mero hecho de imaginar una situación en la cual las circunstancias nos coloquen en la tesitura de no tener un lugar en el que vivir genera un temor que pocos somos capaces de soportar.

Hay muchas personas que viven en la cuerda floja, y se enfrentan en el día a día a la necesidad de conseguir el suficiente dinero para, poco a poco, ir haciendo frente a los gastos derivados del existir. Ellos son los verdaderos catedráticos de economía, y en la práctica superan a aquellos que, desde sus cómodos sillones, utilizan conceptos que nos han traído tantos problemas como «ingeniería contable».

Pero a veces la cuerda se rompe, y ese delicado equilibrio se viene abajo. Ese es el momento en que todos debemos intentar que ni una sola persona se quede sin un espacio donde desarrollarse, donde albergarse y donde compartir sus sentimientos. Si una persona no puede tener cubierta la necesidad de tener su refugio, no es su fracaso, es el fracaso de todos.

Seguramente nuestros nietos verán con incredulidad como hubo un tiempo donde, a pesar de haber miles de viviendas vacías, decenas de familias se veían arrancadas de sus hogares.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

El contexto, clave en la relación

interior-room-apartment-design-style-empty-box-sky-brown

Hay momentos en los que, por desgracia, los adultos no son capaces de ponerse de acuerdo en proteger lo más valioso que tienen, y las decisiones del día a día se convierten en el campo de batalla donde cada uno de los bandos intenta hacerle daño a toda costa a su contrincante, y por desgracia, provoca en los más vulnerables un daño innecesario.

Considero que, por suerte, los niños tienen una gran flexibilidad y una capacidad de cambio infinitamente superior a la que tenemos los adultos, por ello son capaces de soportar estas tensiones, e incluso en ocasiones se vuelven todavía más fuertes ante estos conflictos; es lo que denominamos niños resilientes, que son aquellos que a pesar de las adversidades que les ha tocado vivir, son capaces de salir adelante y de destacar por encima de otros que se desarrollan en óptimas condiciones de seguridad y afecto.

Muchos de esos padres que, sin darse cuenta, utilizan a sus hijos como arma arrojadiza con el pretexto del «y tú más» deberían reflexionar que las discrepancias entre adultos deben discernirse en el terreno de los adultos, y que si no hay acuerdo se puede recurrir a los juzgados, pero que tener contactos con los niños en un entorno tan artificial como una sala, resulta incomprensible y hasta paradójico, ya que se está forzando un contacto espontáneo en un entorno artificial, y no es necesario haber estudiado psicología para comprender la importancia del contexto en nuestras interacciones.

Quizás haya un día donde el sistema no tenga que ofrecer este tipo de espacios, los adultos sean capaces de llegar a convenir la hora de recogida de sus hijos en un ambiente natural, y puedan ser capaces de llegar a mínimos acuerdos por su bienestar.

Ese día, se habrá avanzado como sociedad, y seguramente veremos con incredulidad cómo era posible que hubiera una época en la cual los niños tenían que ver a alguno de sus padres en una sala.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

La solución no es eludir el problema

problemas3-450x450

Uno de los objetivos principales del sistema educativo es funcionar como un espacio integrador donde las diferencias a nivel personal, familiar y social tengan cabida, y donde la exclusión no tenga espacio. Salvo dolorosas excepciones, los institutos son espacios donde las diferencias se diluyen y la integración es un hecho. Una de esas excepciones se produce cuando el sistema educativo, aplicando una medida disciplinaria, expulsa durante un tiempo a un alumno. Es una medida de una efectividad nula, ya que los alumnos a los que se le abre un expediente, no acaban de modificar su comportamiento, y los únicos efectos positivos son que mejora el comportamiento del grupo. El joven expulsado acaba asumiendo el castigo como una recompensa, ya que resulta complicado que los padres puedan ejercer un control efectivo sobre su conducta en el tiempo que no está en el centro, y por tanto el alumno suele reproducir actitudes que están relacionadas con una problemática de conducta en el centro. Se trata, además, de un fracaso del sistema, ya que cuando la respuesta es expulsar, se aparta al alumno de la dinámica escolar, abocándolo a la exclusión. Existen otras experiencias sancionadoras que están logrando resultados, y bueno sería que el sistema intentase implementarlas, aunque pienso que será fundamental que la sociedad no se acostumbre a este tipo de prácticas ya que mirar hacia otro lado no suele ser un modo efectivo de solucionar los problemas.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Adentrarse en el bosque

paseo-por-el-bosque

El ser humano tiene la maravillosa capacidad de generar construcciones de la realidad, de hecho, generalmente percibimos solamente una porción de la misma, y a partir de ahí construimos un relato para que nos encaje con nuestra manera de ver la vida, con nuestras experiencias pasadas o simplemente con el modo en el que nos sentimos más cómodos.

Esta capacidad de ser conscientes de que estamos en un bosque al ver el comienzo del sendero rodeados de unos árboles nos permite tener una visión global, y nos sirve para prever lo que nos vamos a encontrar en el camino, si podemos seguir o si hemos de dar marcha atrás porque puede ser peligroso.

Lo curioso es que esta capacidad es extrapolable a múltiples situaciones, de modo que se generan ciertos prejuicios que nos frenan a la hora de conocer nuevas personas, nuevas costumbres o nuevas culturas. Alguien dice que los habitantes de un lugar determinado del mundo son violentos, o son vagos, o son prepotentes, y en ocasiones construimos la realidad de modo que vemos en cada gesto de ese individuo el claro ejemplo de que efectivamente es violento, vago o prepotente.

Visto con distancia, esta tendencia resulta totalmente fuera de lugar, ya que sería exactamente igual que si uno de nosotros tratase de definir un bosque a través de una fotografía que encontramos en una revista, por muy buena que fuese la fotografía, nuestra definición resultaría incompleta sin escuchar sus sonidos, sin observar sus pequeños detalles y matices, sin sentir la hierba al pisar o la brisa que corre al lado del río. Sería simplemente hablar de algo que no conocemos.

Por fortuna, este error tiene remedio, y no es otro que experimentar, conocer y acercarse. Hablar de lugares en los que no se ha estado y de personas a las que no se ha conocido es sencillo, pero erróneo. Hablar con conocimiento de causa de lugares en los que uno se ha introducido, y comentar características de gentes con las que se ha convivido ofrecerá más matices y será siempre más justo.

Por fortuna, los más jóvenes comparten estudios con niños de otros lugares, disfrutan con personas que tienen otro color de piel y están en contacto con gentes que no hablan su mismo idioma, Quizás algún día no tengan la necesidad de construir realidades y puedan vivirlas en primera persona.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Lo bueno de lo malo

El ser humano tiene gran facilidad para ver lo malo de lo bueno. Ante cualquier evento positivo tenemos la tendencia a sentir que será algo efímero, o que presenta tal o cual aspecto negativo. Actuamos como en aquella tradición de la antigua Roma, por la cual los generales que celebraban una gran victoria llevaban a su lado un esclavo que le repetía constantemente «memento mori» -que vendría a significar algo así como «recuerda que vas a morir»-.

Desgraciadamente, tenemos más dificultades para ver lo bueno de lo malo, y ante las adversidades y malos momentos de la vida somos incapaces de ver más allá, y de rescatar o de concluir algún aspecto positivo. No obstante, la realidad se empeña en mostrarnos, pequeños gestos, bellas anécdotas, e historias ciertas.

Cómo en un momento tan difícil, donde nada parece quedar a salvo, las gentes se vuelcan con los que más lo necesitan y ofrecen su tiempo, su esfuerzo y su dinero para ayudar. Simplemente cabe pensar que es precisamente en estos momentos difíciles donde se puede observar la verdadera esencia del ser humano.buenomalo

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Simplemente escuchar

En múltiples ocasiones he llegado a preguntarme ¿Cómo debo comunicarme con un adolescente? ¿Cómo romper la distancia? ¿De qué modo puedo llegar a él? Desgraciadamente, la conclusión a la que he llegado es que con los adolescentes -al igual que con cualquier ser humano- no existen recetas mágicas. Cada joven es un individuo con unas características particulares, y que se relaciona en un entorno social y familiar único, que es creado por el propio adolescente, pero que a su vez también modela su conducta. Sin embargo, desde la intervención social, se está extendiendo una tendencia con amplio recorrido que aboga por un interés sincero y genuino por sus gustos, sus aficiones, queriendo conocer con qué disfrutan, a qué se dedican, sin más pretensión que llegar a conocer un mundo generalmente ignorado para los no adolescentes, y que puede llegar a sorprendernos. ¿Cómo hacerlo cuando se cierran en banda y no permiten acercarse bajo ningún pretexto? En ocasiones, no lo hacemos en buen momento, ni en las circunstancias adecuadas, y sobre todo nos empeñamos en no escuchar. Ellos tienen cosas que contarnos, y muchas de ellas son positivas, pero estamos acostumbrados a centrar nuestra atención en aquellos aspectos deficitarios y problemáticos de su desarrollo, perdiendo una perspectiva global. Escuchar también significa prestar atención a las señales no verbales, en ocasiones necesitan distancia, soledad o tiempo. Es bueno entenderlo y aceptarlo, si no lo respetamos, corremos el riesgo de entrar en una dinámica en la cual se entorpezca cada vez más la comunicación. Cuanto más tiempo paso con adolescentes mejor percibo que ese período evolutivo no es tan diferente a otros, y que quizás ciertas etiquetas que lo caracterizan (inmadurez, inestabilidad, gregarismo, no aceptación de normas, irritabilidad) están presentes en altas dosis en otras etapas del desarrollo humano, y por otra parte poseen características (creatividad, ilusión, energía, optimismo, cohesión grupal, ruptura con lo antiguo) que pasan desapercibidas. Tal como afirmaba Campoamor, «en este mundo traidor, nada es verdad o mentira, todo depende del color, del cristal con que se mira».jc3b3venes-adolescentes1

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario